ESPAÑA

La situación geográfica de la península Ibérica la ha convertido en un puente natural entre las culturas de Europa, África y el Mediterráneo. En España han habitado los celtas, los íberos, los griegos, los romanos, los fenicios, los cartagineses, los visigodos, los musulmanes… Todos ellos dejaron una enorme cantidad de vestigios arqueológicos que perduran hasta nuestros días y que componen el rico patrimonio histórico y cultural del país. En España puedes encontrar yacimientos con arte rupestre únicos en el mundo, numerosos castillos, catedrales, ciudades y poblados medievales y hasta modernos y vanguardistas edificios como la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia o el museo Guggenheim de Bilbao. La diversidad geográfica del país ha dado lugar al surgimiento de manifestaciones culturales regionales, que son motivo de orgullo de sus habitantes y se manifiestan en las representaciones artísticas, festividades, música, lengua y gastronomía de cada territorio. De hecho, además del español, en España hay varios idiomas cooficiales, como el euskera, el catalán, el gallego y el valenciano. Hablando de gastronomía, la variedad también es prominente. El plato español por excelencia es la tortilla de patata, tanto que en otros países europeos se le conoce como tortilla española. Por su parte, la sangría es la bebida más famosa. A la par de estos se encuentran multitud de platos regionales como la paella valencia, el cocido madrileño, la fabada asturiana, el gazpacho andaluz, el pulpo a la gallega…

SEVILLA

Sevilla, capital de Andalucí¬a, ciudad romana, árabe, renacentista, barroca, americana, mariana, flamenca, torera, moderna, festiva, luminosa, perfumada, marinera, tradicional, hospitalaria, graciosa, cosmopolita, religiosa… Todos estos adjetivos y muchos más se podrí¬an añadir a esta ciudad, que además de personificar el tópico de lo “español” y lo “andaluz”, guarda tal cantidad de atractivos artísticos, culturales, de ocio, sociales y turí¬sticos que serí¬a prolijo enumerar; pero que la han convertido en una de las ciudades más universales, conocidas y visitadas del mundo, cuna e inspiración de escritores, pintores y artistas en general. Resultarí¬a imposible encontrar en una urbe tantos, tan variados y tan singulares monumentos y lugares de gran belleza como la Giralda, la Catedral, los Reales Alcázares, la Torre del Oro, el Patio de los Naranjos, la Maestranza, la Casa de Pilatos, la Plaza de España, el Parque de Marí¬a Luisa, el Teatro de la Maestranza, el Palacio de San Telmo, el Archivo de Indias, el Barrio de Santa Cruz, la Lonja, el Palacio Arzobispal, la Fábrica de Tabacos, el Ayuntamiento, el Palacio de las Dueñas, la Torre de Don Fadrique, las Murallas, la Basí¬lica de la Macarena, el Museo de Bellas Artes, el Museo de Arte Contemporáneo, la Alameda de Hércules, el Barrio de Triana, los puentes sobre el Guadalquivir, la Cartuja y las instalaciones de la Expo 92, los edificios de la Exposición de 1929, la Casa de Luca de Tena, los patios de sus casas tradicionales, los balcones y rejas, y un sinfí¬n de iglesias, conventos y detalles que convierten su centro histórico en un museo al aire libre. Si a todo ello le añadimos sus tabernas, su gastronomí¬a, sus fiestas y la gracia y hospitalidad de sus gentes, nos resulta un conjunto lleno de colorido, dramatismo, luz, música, alegrí¬a, tradición y modernidad, difí¬cil de igualar.

CORDOBA

Córdoba, capital de la España musulmana, es cabecera de un territorio situado en el centro de la geografía andaluza. El Guadalquivir, que se remansa en curso medio, atraviesa su provincia de este a oeste y fertiliza una amplia vega donde fructifican el cereal, la vid y el olivo. Hacia el norte, la Campiña se encrespa y alcanza las últimas cimas de Sierra Morena, de tupido boscaje e intensa actividad cinegética. Al sur, la Campiña va ganando altura hasta alcanzar las montañas de la Subbética. Sobre estas tierras calizas se extiende el olivar y se asientan pueblos blancos y señoriales de una cuidada arquitectura barroca. El paisaje montañoso de cobijo a una variada fauna. La provincia cordobesa, que conserva huellas del pasado ibérico, romano y musulmán, es rica en tradiciones; posee un impresionante patrimonio monumental y su gastronomía ha experimentado un notable auge, recuperando un variado recetario de la cocina tradicional.

GRANADA

Granada es música y poesía, puro arte monumental, cultura milenaria. Es provincia que alcanza el cielo desde las escarpadas cumbres de Sierra Nevada; ciudades de impresionante arquitectura que se encalman en el Altiplano; pueblos blancos desparramados por valles y laderas que mueren en los acantilados y playas de la Costa Tropical. La provincia de Granada, privilegiado destino turístico, permite al viajero practicar esquí en Sierra Nevada, aventurarse por los recónditos pueblos alpujarreños, recorrer la última frontera de Al-Andalus en el Poniente Granadino o alojarse en cuevas que rememoran la vida troglodita. Una tierra de veranos suaves y cálidos e inviernos propicios para el disfrute de los deportes de nieve. Toda la provincia cuenta con alicientes para el turismo monumental y cultural. En el municipio de Santa Fe, se gestó el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón, y Fuentevaqueros vio el nacimiento de Federico García Lorca, uno de los poetas y dramaturgos más importantes que han alumbrado las letras españolas. En el altiplano granadino aparecieron los restos de un homínido datado entre uno y dos millones de años. Los bastetanos, pueblo ibérico, legaron a la posteridad una reliquia de gran valor histórico y cultural: la Dama de Baza. Hacia el siglo V a.c., unas monedas acuñadas por los túrdolos dan cuenta del origen de la capital de esta hermosa provincia. En el siglo VIII, los berberiscos conquistan estas tierras que conocerán su apogeo con los nazaríes que propician un desarrollo económico, social, artístico y cultural, cuya influencia llega hasta nuestros días

RONDA

En la milenaria Ronda se unen y enlazan los hilos que conforman el tejido multicolor de una de las ciudades más interesantes de toda Andalucí¬a. El paisaje, el urbanismo, la historia, la leyenda romántica de bandoleros de sonado nombre, el espacio donde nacen y se hacen toreros y artistas que serán siempre, hacen de Ronda una ciudad única. La impresionada crónica de autores literarios que se sintieron cautivados por esta ciudad puede rastrearse desde los más antiguos textos hasta hoy; Plinio, el rey poeta de Sevilla al-Motámid, al-Idrisi, Ibn al-Jatib, Vicente Espinel, Rilke, Juan Ramón Jiménez y Juan Goytisolo son algunos nombres de la larga lista de autores que han dejado escritas páginas elocuentes de Ronda, donde a decir de sus naturales, llueve hacia arriba y los pájaros vuelan a los pies de los que se asoman al Tajo. La ciudad invita a un recorrido ajeno a la prisa, que permita apreciar con detalle los rasgos de la antigua medina árabe, en la orilla sur del rí¬o Guadaleví¬n, que aún conserva parte de sus murallas, cruzar el Puente Nuevo y pasear por la Alameda del Tajo, deteniéndose en los rincones y obras monumentales que abren sus puertas al visitante; sin olvidar reponer fuerzas en alguno de los restaurantes que ofertan una buena selección de platos de la gastronomí¬a de la Serraní¬a. El núcleo urbano se divide en tres zonas perfectamente diferenciadas entre sí¬: la ciudad o antigua medina árabe que, desde el punto de vista histórico, es la más importante, el barrio de San Francisco, separado por las Murallas, y el del Mercadillo, que se encuentra al otro lado del rí¬o Guadaleví¬n..

MALAGA

Málaga milenaria y cosmopolita en el pasado, conserva intactas sus raíces históricas. Si en tiempos remotos fue testigo de los orígenes del hombre y de la cultura mediterránea, hoy convertida en primera potencia de la industria turística andaluza, mantiene viva su tradición de tierra acogedora y creativa. Málaga marinera en su litoral donde nunca es invierno; de vocación serrana, tierra adentro, donde la naturaleza se muestra en todo su esplendor. Pueblos blancos de hermosa arquitectura, envueltos en románticas leyendas, ponen su punto de luz en los recónditos valles donde la vida discurre plácidamente. Y desde la alta sierra la mirada abarca el horizonte hasta perderse en la inmensidad azul del mar.

TOLEDO

Casi en el centro de la Península Ibérica, a 529 metros sobre el nivel del mar y pegada al río Tajo, se levanta un peñón sobre el que se yergue una ciudad fortificada: Toledo, del latín toletum que significa levantado en alto.
En el año 192 la ciudad fue conquistada por los romanos y más tarde, en el siglo V, es ocupada por los visigodos convirtiéndose luego, a principios del siglo VI, en la capital del reino visigodo de la Hispania. Esta es una época de gran esplendor para la ciudad pero luego, en el 711, tuvo lugar la batalla de Guadalete en la cual Tarik vence al rey visigodo Rodrigo pasando la ciudad al poder árabe y cayendo en un periodo de decadencia que durará tres siglos. En 1085 Alfonso VI, Rey de Castilla, asume el poder y convierte a Toledo en capital del reino castellano. En la época del reinado de Alfonso X se instala en la ciudad la Escuela de Traductores que convierte a la ciudad en un importante centro de la Europa medieval. El florecimiento político y religioso continúa los siglos siguientes hasta que en el año 1560 Felipe II traslada la capital del reino a Madrid. Toledo sufrió las consecuencias de esta pérdida que sumada a la crisis del sector textil, una de sus industrias más pujantes, condujo a que la ciudad perdiera gran parte de su población. En los siglos subsiguientes la localidad tiene varios impulsos renovadores pero no es hasta los años 80 del siglo XX, cuando es designada capital de la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha que conlleva un significativo avance económico. La pérdida de la capitalidad política no significó, sin embargo, que Toledo perdiera su condición de capital eclesiástica, de hecho en la actualidad sigue siendo sede arzobispal y primada de España. Toledo es el asiento de más de 2000 años de historia, en ella edificios de distintas épocas y de los más diversos y apreciados estilos artísticos se abrazan y conviven en armonía. Son obras maestras, resultado del paso de civilizaciones muy diferentes en un entorno en el que religiones tan poderosas como el judaísmo, el cristianismo y el islamismo constituían un factor esencial.

MADRID

Madrid es capital de España desde 1561, alberga las más importantes instituciones del Estado al ser sede del Gobierno central, además de ser la residencia oficial de los Reyes y de grandes organismos nacionales, como la Real Academia Española de la Lengua; e internacionales, como la Organización Mundial del Turismo (OMT). La capital de España es una ciudad cosmopolita que combina las infraestructuras más modernas y su condición de centro económico, financiero, administrativo y de servicios. Madrid cuenta con una magnífica red de transportes que te permitirá cómodos accesos por carretera, avión tren o metro, pudiendo disfrutar de uno de los mejores servicios de transporte público del mundo para desplazamientos interiores. El Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, principal vía de entrada a España y de conexión con Latino América, es uno de los aeropuertos más importantes del mundo en número de pasajeros. Con un inmenso patrimonio cultural y artístico, legado de siglos de historia apasionante, en Madrid han nacido personajes tan célebres y universales como Lope de Vega, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Jacinto Benavente, Jardiel Poncela, José Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Juan Gris, Juan de Villanueva, Ruperto Chapí, Federico Chueca y Joaquín Rodrigo, por resaltar algunos, y muchos otros intelectuales, artistas y demás personajes famosos que vivieron en la villa. Madrid en una ciudad abierta a todos aquellos que la deseen descubrir, en la que se aúnan multitud de propuestas culturales, gastronómicas, de negocios, de ocio y entretenimiento, siendo su oferta turística una de las más sólidas y diversificadas de Europa y del mundo.

BARCELONA

En época neolítica ya hubo presencia humana en el territorio de Barcelona. A finales del siglo I aC se fundó como colonia romana con el nombre de Barcino. Contaba con unos mil habitantes y estaba rodeada por una muralla de defensa de la que aún se conservan restos en el casco antiguo. Durante más de 200 años, Barcelona estuvo bajo dominio musulmán, y con la reconquista cristiana se convirtió en condado del Imperio Carolingio y en residencia habitual de la Corona de Aragón. La fructífera época medieval convirtió a Barcelona en un centro económico y político del mediterráneo occidental. El Barrio Gótico de la ciudad supone el precioso testigo del esplendor que vivió Barcelona desde el siglo XIII hasta el XV.A partir de entonces y hasta el XVIII, Barcelona vivió una cierta decadencia mientras luchaba por mantener su independencia económica y política. En1714, esta lucha culminaba con la caída de la ciudad en manos de las tropas Borbónicas. Ese año supone la pérdida de los derechos y privilegios de Cataluña y de los catalanes. A mediados del siglo XIX, con la llegada de la Revolución Industrial y el desarrollo sobre todo del sector textil, se inicia una etapa de recuperación cultural. Se trata de la Renaixença, un período en el que la lengua catalana se renueva como lengua literaria. El siglo XX inaugura también una importante transformación urbanística en la ciudad de Barcelona que culmina con su característico Barrio del Eixample, donde se ubican algunos de los edificios del modernismo catalán más distintivos de Barcelona. Uno de los arquitectos más destacados de este periodo fue el catalán Antoni Gaudí, autor de obras tan internacionalmente conocidas como la Casa Milà (o Pedrera), la Casa Batlló o el templo de la Sagrada Família. Las libertades conseguidas durante esta etapa fueron sustancialmente recortadas durante la Guerra Civil, en el año 1936, y la dictadura. Con el restablecimiento de la democracia, en el año 1978, Barcelona recuperó su fuerza sobre la economía y el catalán. La celebración de los Juegos Olímpicos en 1992 supuso la dinamización de todo su potencial de Barcelona y la reafirmación de su capitalidad. En el año 2004, la organización del Forum de las Culturas propició la recuperación de zonas industriales, que se convirtieron en Barrios residenciales. Un ejemplo de los renovados ánimos con los que la Barcelona mira el siglo XXI.

PAÍSES

QUIENES SOMOS

Somos un socio de soluciones para nuestros clientes en visitas turísticas, reuniones y organizaciones institucional, congresos, reuniones de eventos, reuniones de negocios y organizaciones de ferias en España, Portugal, Francia, Italia, Marruecos, Cuba y México… Less Mas

CONTACTO

  • +34633167096 – +34958961266
  • Calle Fray Bartolome de las Casas no.1, 2/D 18110 Las Gabias Grande, Granada, España.

ARMITOUR